Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegacion en nuestro sitio web.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí:
Patrocinadores
Demo

Universitario de Ferrol

Noticias

Robo en el vestuario del pabellón de A Malata

En la tarde de ayer viernes, las jugadoras del BAXI Ferrol se encontraron con la desagradable sorpresa que, al volver al vestuario número tres del pabellón de A Malata, después de finalizar la última sesión preparatoria de la semana antes del partido de esta tarde ante el Pozuelo, alguien había entrado y robado algunas de sus pertenencias.

Todas las jugadoras comprobaron como sus bolsas habían sido abiertas y como habían desaparecido siete teléfonos móviles y dinero de alguna cartera, por lo que inmediatamente se dio cuenta del hecho al personal que trabaja en el pabellón y se llamó a la policía, que se personó en la instalación para tomar declaración de los hechos.

Las jugadoras mostraban su indignación porque desde hacia un par de días, no se les entregaba la llave para que pudieran abrir y cerrar el vestuario, ya que se les indicó que había desaparecido una llave, por lo que solo quedaba otra y no se les podía facilitar. Ello conllevaba que el conserje tendría que ser el encargado de abrir y cerrar el vestuario, aunque en esta ocasión el vestuario no se cerró, lo que facilitó que la persona que llevó a cabo el robo tuviera fácil el acceso al vestuario.

La policía tomó declaración la persona que en ese momento estaba de guardia en el pabellón, que indicó que por el pasillo no había entrado nadie más que las jugadoras y los componentes del equipo que anteriormente había entrenado y que se encontraban en otro vestuario, cuando las integrantes de la plantilla del BAXI Ferrol comenzaron su sesión de trabajo.

Desde el club se llamó inmediatamente que se tuvo conocimiento de los hechos al concejal de Deportes, Antonio Golpe, para que se haga cargo de las responsabilidades que el dueño de la instalación pudiera tener, esperando que el seguro se pueda hacer cargo del pago de los siete teléfonos sustraídos.

Todas las jugadoras acudieron a la comisaría de policía para cursar la pertinente denuncia a la espera de que puedan ser localizados los teléfonos, que esta mañana seguían apagados, por lo que no fue posible que se pudiera comprobar su ubicación.